El graduado Adrià Guxens publica su primera novela

El graduado en dirección Adrià Guxens publica Lazos de sangre, una novela policíaca ambientada en Escocia.
Algunos lo llamaban el Faraón a sus espaldas, otros decían que era un viejo aristócrata medio chiflado. Pero cuando hallan sin vida el cuerpo de Lloyd Lancaster con una espada curva clavada en el pecho y una carta del tarot egipcio en su mano, todos sus familiares se reúnen tras los muros de su vieja mansión afligidos por su pérdida. O eso es lo que dicen.
El tiempo corre y la gente habla. Algunos dicen que se trata de un antiguo sortilegio, que la sangre de los Lancaster está maldita; otros creen que es solo alguien de la familia que espera sacar un buen pellizco de su testamento. Quizás su melancólica esposa, quizás su rebelde y promiscuo hijo, o quizás la vieja matriarca, que nunca aprobó sus creencias paganas.
El invierno ha caído implacable sobe Ashwood, un pequeño pueblo en las cercanías de Inverness, perdido en las Highlands escocesas. Es viernes, por lo que el Noisy Trumpet está lleno, a rebosar de viejos malolientes y pescadores curtidos por el frío que se refugian de la ventisca para beber y escuchar un poco de música. Y claro, también está ella. Sentada frente al piano, Vivien Green pasa sus ágiles dedos por las teclas a ritmo de jazz. Los años han pasado inclementemente para ambos, pero Arthur McLendon, un policía recientemente jubilado, acude en su búsqueda para pedirle ayuda una última vez. Le acaban de encargar un nuevo caso. Uno que no se plantea nada fácil.
El jolgorio sigue y el ruido llena el ambiente. Aunque basta con alejarse un poco para percibir el sonido del viento contra los ventanales, el de los copos de nieve cayendo sobre los tejados y el aullar del perro solitario. El silencio. El sonido de la muerte.

Lazos de sangre es la primera novela de Adrià Guxens, graduado en dirección con el TFG Preludi.  La novela puede comprarse aquí 

 «Cuando de pequeño me preguntaban qué quería ser de mayor, yo siempre respondía que escritor. Lo que más me gustaba era imaginar mundos, personajes, historias, y no podía pasármelo mejor que con un lápiz en mano. Luego llegó el cine, claro, y vi que, además de imaginarme todas esas cosas, las podía llevar al mundo de lo real. Pero nunca dejé de escribir. El germen de Lazos de sangre nace en 2012, dos años antes de entrar en la ESCAC. Ocho años después consigue, por fin, ver la luz. Ahora lo que me gustaría es convertir la novela en una miniserie. ¡Y si Helen Mirren se convierte en mi detective, Vivien Green, mejor que mejor!»

Categorías: Talento Escac